Para muchos de nosotros son bien conocidas las “buenas prácticas” del community management, del SEO o del gestor y creador de contenidos. Buenas prácticas que tienen el único objetivo de posicionar mejor una marca frente a su competencia, alcanzar las metas deseadas en la creación y dinamización de una comunidad virtual, gestionar y optimizar la imagen de marca.

Pero en el mundo no todo es paz y armonía, también existe un universo tenebroso, el lado oscuro de la fuerza que puede se puede utiliziar para lograr unos objetivos a corto plazo con menos esfuerzo,  para lograr imponerse a una dura competencia a toda costa, para sobrevivir en el competitivo mundo de Internet.

Sí, este lado oscuro existe, y con él una serie de prácticas “malignas” que hay que conocer, quién sabe, por si algún día nos sentimos tentados de pasarnos al lado oscuro del SEO o del Social Media.

Luke, soy tu padre

Lo primero que hay que tener en cuenta es que las prácticas maliciosas en el ámbito del Social media, el SEO o de la creación de contenidos, derivan de la necesidad de competir, la mayoría de las veces por un pequeño espacio llamado “Primera página del buscador X”.

Sí, la gran mayoría de las “malas prácticas” que se realizan en Internet tiene que ver con el SEO y su lado oscuro: El Black Hat SEO, que sería como Jabba el hutt de Internet. Son prácticas que, si bien no concentran toda la maldad del universo, pueden considerarse como prácticas contrabandistas encaminadas a engañar a los buscadores (principalmente a Google) para lograr un posicionamiento ventajoso frente a otras páginas que no utilizan ese tipo de prácticas.

Algunos ejemplos pueden ser el Cloaking (mostrar contenido diferente al usuario y al bot que rastrea el sitio web, con el objetivo de manipular lo que éste indexa), las granjas de enlaces (centros de enlaces que contienen un gran número de hipervínculos hacia otras páginas web que pagan por este servicio), links ocultos, redireccionamientos, etc.

Como todas las prácticas oscuras, aplicar estas técnicas puede perjudicar la estrategia de posicionamiento. Desde esta web, Pilar Cortes no solo habla de las herramientas que se pueden utilizar para hacer Black Hat SEO sino también para poder detectarlo.

 El miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento

Pero como os decía antes, también existen prácticas oscuras en el ámbito de social media. Prácticas verdaderamente malignas, dignas del Señor Oscuro de los Sith (por lo menos).

Y es que existen estrategias ideadas más destruir (metafóricamente) a la competencia. El Trolling (publicar mensajes provocadores, irrelevantes o fuera de tema en una comunidad con la principal intención de molestar o provocar una respuesta emocional en los usuarios y lectores, con fines diversos y de diversión o, de otra manera, alterar la conversación normal en un tema de discusión, logrando que los mismos usuarios se enfaden y se enfrenten entre sí), y el flaming (mensaje deliberadamente hostil o insultante enviado sin ningún propósito constructivo), pueden ser en ocasiones utilizados estratégicamente para dañar a la competencia. Otras técnicas encaminadas a destruir (o a provocar el mayor daño posible) en la comunidad virtual de la competencia, podrían ser el false flags, sock puppets, shilling, astroturfing, roach baiting, Spamdexing, como señala y explica acertadamente Xavier Guiteras en su post titulado “Contaminando internet”. Técnicas que, aunque no sean de uso corriente, existen y son utilizadas por community managers como parte de su estrategia “maligna” jugando con el lado tenebroso del Social Media.

Dejando de lado si son o no de utilidad, solo cabe recordar que siempre existe una práctica positiva por cada práctica negativa que nos tiente, y si no, podéis echar un ojo a este post de Puro Marketing para que veáis a lo que me refiero. En cuaquier caso, conviene tener presentes las sabias palabras de Yoda cuando le preguntaba Luke Skywalker eso de “¿Es más fuerte el lado oscuro?”, y Joda le contestaba “No, no… más rápido, más fácil, más seductor”. Pues eso.