La semana que viene, los días 20 y 21 de octubre, tendrán lugar, en el Instituto Internacional (IIE), las jornadas dedicadas a las Brigadas Internacionales “de lo local a lo global”, enmarcadas en el 75º aniversario de la formación de las mismas, en octubre de 1936. Las jornadas, de acceso libre, serán una gran oportunidad de conocer diversos estudios históricos relativos a la participación de las Brigadas en diferentes escenarios de la guerra civil española, especialmente en la defensa de Madrid, además de reflexionar sobre la memoria histórica acerca de este cuerpo de voluntarios que participó en la defensa de la República.

Sin duda, es una gran ocasión para conocer estudios actuales sobre la cuestión, y quizá, también sobre el papel que la “memoria histórica” trata de desempeñar en el intento de recuperar la dignidad y el reconocimiento de todos aquellos que lucharon por los valores democráticos en una época convulsa y difícil.

Y digo “trata de desempeñar” porque, realmente, aun hoy sigue habiendo un sector de la opinión pública que se considera contrario a revisar esa historia y a adquirir cierto compromiso con el restablecimiento del honor de las víctimas republicanas y represaliadas por Franco.

En los años posteriores a la guerra, la historia construida por el régimen justificaba el levantamiento militar contra el régimen constitucional como una necesaria táctica defensiva contra una posible revolución social. Ya en los ’60 se fue modificando el discurso por uno que trataba de ser menos evidente en su apología del régimen y, desde mi punto de vista, todavía más dañino por pretender dar una imagen de objetividad que en realidad no tenía. Y es que cambiaron la defensa a ultranza de aquella “necesidad de intervención militar” por el que sostenía que “los dos bandos habían sido culpables”, pensamiento que permaneció latente al terminar el régimen franquista, y que todavía muchos sostienen dentro de un discurso que pone énfasis en “el papel de la dictadura de franco como baluarte frente a la amenaza comunista” (Prada, 2010).

Por tanto, es importante (y recomendable) hacer memoria, y no dejarse convencer por quienes pretenden olvidar de forma voluntaria el pasado que durante 40 años hubo que olvidar por imposición moral de una dictadura. Bienvenidas sean estas jornadas, y que aporten algo de luz a todos aquellos hechos tan oscuros de nuestra historia.

Ciclo de conferencias sobre las Brigadas Internacionales

Bibliografía
Prada, R. j. (2010). La España masacrada. Madrid: Alianza.