Que la Biblioteca Nacional de España es un tesoro patrimonial incalculable ya es conocido por todos, pero que las personas encargadas de que funcione todo su engranaje son otro tesoro nacional quizá no sea tan conocido.

Hoy, junto con un grupo de Biblogtecarios, he podido comprobar cómo funciona la gran maquinaria cultural que gestiona la BNE para poder ofrecer al usuario un servicio de tan alta calidad con unos medios técnicos y humanos fantásticos, y conocer a los diversos responsables de diferentes departamentos que se encargan de que todas las estructuras funcionen coordinadas como un reloj suizo.

Al frente de este “barco” se encuentra Gloria Pérez-Salmerón, su directora, que nos ha recibido muy cordialmente en su despacho con una conversación amena y distendida, y un café (no se puede pedir más, verdad?). En esa conversación, se han tratado temas variados (tricentenario, planes de futuro, diversas metodologías de trabajo, organización de la BNE, proyectos, etc.). Hemos tenido posibilidad de preguntarle muchas cosas y de conocernos mejor antes de ser acompañados por los responsables de la visita (unos estupendos guías, con kindle, jeje) por los servicios más importantes y de conocer las diferentes salas donde se trabajan los diversos aspectos relacionados con el libro, su conservación y su puesta a disposición del usuario. Un verdadero lujo de varias horas de duración.

Hemos visitado la Sala Goya, Sala Cervantes, Sala Barvieri, reprografía, salón general, prensa y revistas, préstamos interbibliotecario, depósitos, conservación, y un largo etcétera de despachos, oficinas y salas diversas (disculpar que no refleje los nombres de todas, demasiada información para mi disco duro…).

En resumen, ha sido una VISITA con mayúsculas, con una fantástica atención de los responsables de la visita (e incluso de la seguridad que nos escoltaba a todas partes) y de todos los responsables de departamento que nos han explicado el funcionamiento de sus áreas de trabajo. Un 10 para todos ellos y para Gloria Pérez-Salmerón, por su gran trabajo, su atención y su simpatía. Sin olvidar la gran labor de nuestro capitán, Julián Marquina, y su labor organizadora, otro 10 para él.

Hoy los biblogtecarios nos hemos sentido como reyes gracias a toda la gente de la #BNE.

Muchas gracias y hasta pronto!